Arrancar

Arrancar, parar, y pivotar se puede hacer tanto con balón como sin el. En ambos casos la técnica es la misma excepto en el  movimento de los brazos y las manos con el balón.

El moverse sobre el campo, siempre en ángulos, nunca en curvas, necesita de un primer paso: la arrancada. La arrancada, también conocida como salida, es la acción de poner el cuerpo en movimiento de forma rápida mediante el impulso de un pie retrasado. Simultáneamente el otro pie va hacia delante, inclinando el cuerpo ligeramente al frente para de esta forma conseguir velocidad inmediatamente. La rapidez de la arrancada dependerá de la velocidad de reacción del jugador.Este primer paso puede ser directo o cruzado (en reverso, es para muchos una modalidad de la salida cruzada).

Partiendo de la posición básica, (PB): pies separados, aproximadamente la anchura de los hombros, peso del cuerpo repartido en ambos pies, piernas flexionadas, caderas bajas, la espalda más o menos recta y la cabeza alta tendremos la posibilidad de ejecutar dos salidas:

- Directa: el pie adelantado es el que se corresponde con la dirección deseada. Si salimos hacia la derecha, el pie derecho se adelantará recayendo el impulso en el pie retrasado. La situación es simétrica por el lado opuesto.

- Cruzada: adelantamos el pie contrario a la dirección que vamos a tomar pasándolo por delante del cuerpo. Si salimos por la derecha adelantamos el pie izquierdo cruzándolo por delante del otro.  Movimiento simétrico por la izquierda 

Las arrancadas son de uso muy frecuente y posibilitan un sin fin de opciones defensivas y ofensivas, con balón y sin balón, en combinación con los pivotes, y están presentes en la ejecución de la práctica totalidad de los fundamentos. Si a ello le sumamos un engaño, estaremos hablando de Fintas

Modificado por última vez en Viernes, 16 Agosto 2019 16:16
Más en esta categoría: Las paradas »

Artículos relacionados (por etiqueta)