El tiro Tiro a canasta

El tiro

La acción de tiro se inicia en los pies y termina con la  dirección que imprimen los dedos índice y  corazón.

Son muchos  los que descuidan en su dinámica de tiro el papel fundamental que desempeña en el mismo el tren inferior. La trayectoria que describe el balón será curva consecuencia de la componente de dos fuerzas: la acción combinada de piernas y brazos impulsando hacia arriba y la muñeca dirigiendo hacia el aro el balón que gira hacia atrás sobre su eje.

     Partiendo desde la posición de triple amenaza: pies separados más o menos la anchura de los hombros, para lograr un buen equilibrio, dirigidos al aro, rodillas flexionados, cabeza levantada y vista al frente. Desde esta posición estaremos en condiciones de pasar, botar o tirar.

     A la hora de explicar el tiro debemos de tener en cuenta la existencia de al menos cinco fases en la ejecución correcta de un buen lanzamiento: agarre del balón, posición de los pies, posición del tronco, subida y lanzamiento.

     En el agarre del balón la mano que lanza siempre debajo del mismo, los dedos separados, especialmente el índice y el corazón, dirigidos hacia atrás, el pulgar separado del índice, pero sin llegar a forzar la posición (Sabemos por física que la resultante de estos dos vectores fuerza determina la dirección). El balón descansa sobre las yemas de los dedos y nunca sobre la palma, perderíamos precisión. El antebrazo, el brazo y la muñeca estarían formando una "u" acostada y abierta hacia la nuca. La articulación de la muñeca ligeramente forzada atrás (en la articulación podremos ver unas arrugas). La mano de ayuda con los dedos orientados hacia el cielo a excepción del pulgar que estaría dirigido hacia la oreja.

     La posición de los pies es la anteriormente descrita a excepción de que algunos tiradores adelantan un poquito el pie de la mano que tira y la puntera ligeramente metida hacia dentro para facilitar la acción de las caderas.

     Las caderas ladeadas ligeramente, el tronco erguido, las caderas moviéndose sin  brusquedades, la cabeza alta y la mirada clavada en el aro, en la parte posterior, en el agujero...donde nos resulte más cómodo.

     La subida del balón se realiza pegado al cuerpo en un movimiento continuo  para armarse lo más rápidamente posible.

     El codo, la rodilla y la punta del pie estarán unidas por una línea imaginaria. Cuando el balón está sobre la cabeza y apoyado en las yemas de la mano lanzadora se debe ver la canasta a través de la ventana de lanzamiento (espacio que queda entre los dos brazos y el balón).

     La terminación del lanzamiento culmina con la extensión del brazo hacia el aro, el codo por encima del nivel de las cejas, de esta forma el lanzamiento es hacia arriba y no hacia adelante, los dedos inicialmente hacia arriba, terminan en dirección al suelo al ser doblada la muñeca (muñeca rota), consiguiendo de esta forma que el balón rote sobre su eje y  posibilitando que el balón describa correctamente su trayectoria. La mano de apoyo debe de ser retirada un instante antes de realizar la impulsión, la palma se quedará mirando hacia la mano lanzadora, y esta sólo se realizará con un brazo.

     El brazo, como regla, estirado hasta que el balón comience a realizar la trayectoria descendente tras haber realizado una parábola amplia aunque no demasiado alta. Debemos evitar tanto los excesos como los defectos en la trayectoria aérea del balón...


   

 
 

Modificado por última vez en Sábado, 21 Septiembre 2019 14:33

Artículos relacionados (por etiqueta)